domingo, mayo 20, 2007

Concierto de MAREA (1ª Parte)

Lo prometido es deuda. El pasado 14 de mayo asistí junto con más de diez millares de personas al concierto que daba Marea en el Madrid Arena. A eso de las cinco de la tarde ya estábamos en la calle y poco más tarde en la sección alcohólica de algún gran centro comercial. Cargados de bolsas, achicharrados de calor y después de habernos gastado cuatro perras nos introdujimos en el Metro. El trayecto fue breve pero intenso, según nos íbamos acercando al lugar el vagón se iba atestando de camisetas negras, corazones de mimbre y bolsas repletas.

Ya hemos llegado, ahora a buscar a los colegas que llegaron antes para cogernos sitio. Unas llamadas telefónicas y ya están localizamos. El sitio no estaba mal, sentados entre hormigones y con un sol radiante que freía nuestras camochas. Pues nada, ahora empieza lo bueno, que me corten la lengua si no nos lo pasamos bien. Allí sentados, con cientos de personas rodeándonos, bebiendo kalimotxo de la casa (algún día os invitaré a uno) pasamos los segundos, hasta que fue la hora de las moscas que no nos dejaron en paz hasta que nos fuimos.

Abrieron las puertas y decidimos penetrar en el recinto, mas que nada para pillar algo de sombra. Al poco, nos dejaron acceder hasta la misma entrada del pabellón donde una amiga mía perdió una pulsera de mil quilates, quizá exageró un poco. Allí nos tuvieron media hora apretujados y sin hacer nada. Como me meaba mogollón decidí ir a mear en un olivo que había por allí. Estaba orinando cuando llegó un aceitunero a gritarme y regañarme pero no le hice caso, terminé de regar el olivo y volví a la cola.

Una vez dentro, cogimos sitio y esperamos pacientemente a que saliera La Renga. No lo hicieron mal, buen estilo y buena música, quizá resultó demasiado repetitiva al final, un concierto más corto hubiera sido mejor. Tuvieron una buena actuación, aunque discreta en algunos aspectos fueron unos buenos teloneros y les doy un bien alto.

Cuando La Renga terminó, las luces se apagaron y el público calló. Un motor rugía, una moto aparecía en el escenario, el espectáculo iba a comenzar.

2 comentarios:

lau dijo...

mmmmmm que de recuerdos, la verdad que se lo curraron estuvo genial, para mi una experiencia inolvidable y muy dificil de superar. es increible que con un directo un grupo que antes te gustaba ahora llegue a encantarte a fliparte y es que solo pienso en cuendo vendran otra vez a los madriles....
kutxi wapo!!!!!!!!!!!!!

saludos

MISMA MUJeR dijo...

Ahh, te gusta Marea, hace poco que los descubrí y es la priemra vez que los VEO, siempre pongo el reproductor solamente y no videos.

Me imagino, solo me imagino que podría gustarte extremoduro y esas cosas, en fin... soy de México y dudo poder verlos en vivo alguna vez.

En fin, buena entrada.

Saludos :)