jueves, junio 01, 2006

Un libro, un amigo

Hoy me he dado cuenta de la importancia de ese fiel amigo que es libro. Un medio por el cual pervive para siempre una cultura, un mundo, una civilización.

Eran las nueve de la mañana, iba, como todos los días en la línea 6 de metro camino de la universidad. Enfrente mio había un anciano delgaducho, con joroba, ojos cansados y mirada dolorosa. El viejo se levanta de su asiento en la estación donde debía apearse y empieza una dura caminata hacia la puerta del vagón. El hombre iba lento, cada paso que daba era un gemido que le recorría todo el entumecido cuerpo. Se encontraba débil, posiblemente estaría pasando un calvario al contraer alguna enfermedad. Casi no se podía sostener en pie cuando observé lo que llevaba en una de sus huesudas manos. ¡Llevaba un libro! Aquel hombre de mirada perdida sostenía un libro en el regazo, un amigo que le ayudará a pasar sus enormes calvarios sin pedir nada a cambio.

Me conmocionó este hombre anónimo que sintiendo el hedor de la muerte en su nuca no se da por vencido y manifiesta su forma de vivir de una manera muy poética, leyendo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

bonita anecdota demencial, y me gusta tambien que la compartas con todos tus lectores.muchas gracias!
saludos
LAURA

Anónimo dijo...

This site is one of the best I have ever seen, wish I had one like this.
»

Anónimo dijo...

Super color scheme, I like it! Keep up the good work. Thanks for sharing this wonderful site with us.
»

Anónimo dijo...

I find some information here.